Venta on-line de Mobiliario de Hostelería

Mobiliario Vintage para Hostelería



Descarga de catálogos Sillería Aragonesa

Renovar y actualizar la cocina sin obra I

Renovar y actualizar la cocina sin obra I

El paso del tiempo se nota especialmente en el diseño de algunas estancias, como es el caso de la cocina, por lo que muchas personas, en un momento u otro se deben plantear la renovación de su cocina.

Pero realizar una obra integral a veces no es posible, bien por la molestia que supone no tener disponible durante un tiempo una estancia tan importante como la cocina, bien por cuestiones económicas, de organización etc.

Pero, por suerte, podemos conseguir renovar y modernizar el aspecto de nuestra cocina, sin tener que afrontar costosas obras.

¿Cómo renovar la cocina sin obra?

En la actualidad, tenemos a nuestra disposición nuevos materiales y técnicas que posibilitan que se puedan repintar y renovar todo tipo de superficies como paredes o el mobiliario de cocina.

Pintar la cocina

Gracias a las pinturas de nueva generación, es posible cambiar completamente el color de nuestra cocina, tanto del mobiliario de cocina como de las baldosas.

Por ejemplo, gracias a la pintura para baldosas podrás cambiar completamente el color de estas y darles un aspecto totalmente nuevo. Se trata de una pintura especial capaz de adherirse a la superficie de las baldosas, y que, bien aplicada, garantiza un resultado profesional y duradero.

Sea cual sea el material de los muebles de cocina, podrás a su vez pintarlo gracias a pinturas específicas capaces de cubrir cualquier superficie, incluso las laminadas. Si, además, sustituyes los viejos tiradores por otros nuevos, habrás conseguido un mobiliario de cocina completamente diferente y con un aspecto como nuevo.

Nuestra sugerencia es que busques una combinación de colores que ofrezca contraste entre el mobiliario y las paredes.

Si quieres añadir algún elemento que destaque aún mas puedes decidirte a cubrir una de las paredes con un papel pintado colorido (que sea lavable) o incluso pintarla con pintura de pizarra. Si tienes niños pequeños esta segunda opción puede ser muy interesante para ellos.

Con unos cuantos botes de pintura y un poco de tiempo y paciencia, conseguirás, solo con esto, que tu cocina parezca completamente diferente.